Archivo de la etiqueta: juventud

[MEME] Mi primera vez…

first kiss?

He aquí mi primera meme.

Por el título podrían pensar que era una cosa turbia sobre sexo, drogas y Rock&Roll pero no lo es.

La pregunta de este meme fue cual fue la primera vez que probaste internet (que viene a ser como el primer escaseo amoroso) y cuando fue la primera vez que tuviste internet en tu casa (que viene a ser como consumar) junto a la edad en ambos casos y reenviarse a cinco blogs.

En mi caso fue en la casa de la cultura en Santa Cruz de La Palma sobre el año 1996 con ocho años y en casa fue el día de mi décimo cumpleaños (mi madre solo me dejaba usar internet veinte horas al mes).

Envío esta meme a:

Tunel carpiano
El ormitorrinco emascarado
La gaveta de la derecha
Sly Nation
Crucemos los dedos

Por cierto los que se pregunten porque tengo el blog parado es porque ando dedicado al 200% a mi nuevo proyecto: Tremendo Viaje

Anuncios

El barco del amor nacionalista (Día 3)

Ciertamente me he despistado con el diario del barco y ahora que han pasado dos meses los recuerdos no están nítidos como cuando volví del barco del amor nacionalista (nombre que me inventé yo ante tanto discurso de políticos de coalición canaria; no por las bacanales de sexo y lujuria que ni siquiera existieron en mi imaginación.

Atracamos en el puerto de Santa Cruz tras un par de horas de sueños tras la parranda que nos tiramos en La Gomera nos separamos en grupos, a mi grupo le tocó visitar las cañadas del Teide y a los del otro grupo fueron al jardín botánico.

Tras un buen rato de guagua llegamos al Teide, nos avisaron que haría frío pero la verdad es que había un sol de justicia (un solajero). Hacía unos cuantos años que no iba y aproveché para sacar la típica foto del Teide:

El billete de 1000 pesetas

Tengo más fotos del Teide que todavía me faltan por editar porque los archivos estaban corruptos a ver si un día de estos les meto mano. Después fuimos al centro de visitantes, un poco soso para mi gusto, antes de bajar a La Laguna para almorzar en la plaza del Cristo.

Lagartijos

Mi cuerpo estaba un poco desorientado por una sobredosis de cafeína causada por las dos-tres horas diarias que dormía en el barco por las noches. Fuimos al museo de la ciencia que sinceramente me aburre por lo poco que tiene aunque cuando era niño tenía un cierto encanto pero después de haber ido unas cuantas veces me resulta monótono y aburrido pero está claro que no se puede comparar con otros museos de la ciencia, en todo caso con el Elder que no es la panacea justamente.

Museo de la ciencia

Después de la visita del museo bajamos en guagua a Santa Cruz para ver una exposición en Santa Cruz donde nos regalaron un libro de fotografía titulado Santa Cruz 2003. La exposición estaba bastante bien (no he subido fotos no sé muy bien porque). Después tuvimos que esperar por la guagua para volver al barco lo cual a mi parecer era bastante estúpido porque nos tiramos más tiempo en guagua que si hubiéramos ido caminando desde el Teatro Guimerá hasta la dársena donde estaba el Volcán de Tijarafe que no había ni un kilómetro pero es solo una opinión.

Volví al camarote, descargué las fotos de la Canon, me puse el bañador y me fui a darme un baño a la piscina en la cubierta del barco. A la vuelta me encontré con esto:

Camarote 652 (diversión sin par)

Esa noche se dio la primera gran bacanal del barco, que aunque fue “libre de alcohol”, fue un tanto hardcore. La fiesta espartana fue grandiosa, las palabras sobran:

El barco del amor nacionalista (Día 2)

Volcan de Tijarafe en el puerto de la estaca

Tras nuestra travesía nocturna atracamos en el puerto de la estaca, apenas había dormido cuatro horas, y el sueño me tenía desorientado, la sensación de mirar por la ventana del camarote y ver un puerto por primera vez era algo extraño. Fui al buffet a desayunar y me encontré con el “desayuno continental” aunque las salchichas dejaban mucho que desear.

Nos sacaron del barco y nos separaron por grupos; mi grupo le tocaba “Visita al proyecto de energía renovable de El Hierro que en realidad fue una visita al centro cultural el mocanal donde un señor nos estuvo hablando sobre el plan de energías renovable que han preparado para autoabastecerse de energía (que es algo interesante, pero no cuando tienes unas pocas horas para visitar una isla por primera vez en tu vida).

Saqué una foto corriendo y subí a la guagua pensando que íbamos a algo relacionado con la charla anterior y al rato estábamos en medio de plataneras y demás frutales… mientras el otro grupo (en el que Jesús y yo no nos colamos por tontos) estaban disfrutando del lagarto gigante del hierro.

Yo llevo viendo huertas y plataneras toda mi vida con lo cual no es que me hiciera la mayor ilusión del mundo pero como el crucero era gratis no todo no podía ser al gusto de uno.

Eso si aproveché la visita para sacar algunas fotos:

Finca experimental

Foto de grupo

“Foto de grupo”

Tengo unas cuantas fotos más del hierro por subir pero tiempo al tiempo.

La finca experimental ecológica no resultó un gran descubrimiento, ya que en casa siempre hemos estado con ese tipo de cosas de plantar cosas sin enfofernarlas pero había que estar. De todos modos un diez por los que llevan la instalación.

Chedey con sus papayas gratis

Chedey con sus papayas gratis

The rural life

Yo tenía que salir en alguna foto aunque fuera haciendo el tonto.

A la vuelta de la finca experimental vi algo que me dejo pati tieso, una pizzeria pub, donde ponían “GROUNGE y BLEUSE”

Acojonante

Si alguien en los comentarios me habla más sobre este lugar se lo agradezco mucho.

Volvimos al barco del amor nacionalista para comer e iniciar la travesía a tierras gomeras, la comida del buffet estaba tremenda, supongo que también tenía hambre pero vamos que estaba buena.

El barco apenas se movía (la gente decía que si, pero yo como cuando era pequeño viajaba en tartanas como el ciudad de la laguna (después comprado por Armas con el nombre de volcán de (no me acuerdo) y luego llamado Assalama, el que se hundió) para volver de Tenerife cuando era pequeño.

El caso es que llegamos a La Gomera y nos convocan en el punto de reunión para esperar a los políticos, lo cual sería la tónica general cada vez que arribásemos a cada puerto. Éramos famosos si veías la tele canaria donde nos ponían día si y día también tanto en las noticias como en Canarias Directo.

Tras aguantar las palabras de los ilustres políticos gomeros bajamos al puerto para realizar la visita; al bajar me encontré con un señor en el mar haciendo windsurfing y no lo pude evitar…

Windsurfing La Gomera

Fuimos caminando hasta la torre del conde, famosa porque estuvo Cristóbal Colón, de ahí que se le llame la isla colombina a la Gomera

Torre del conde

Tras estar un rato tirado en el césped esperando por el señor guía empezó la visita aunque esa parte de la torre de Colón me la perdí porque estaba agusto en el césped con un sueño de tres pares.

Nos metieron por un par de calles hasta llegar a la calle peatonal del San Sebastián para ir a una iglesia y luego visita la casa de los condes.

Señor guia

Minipunto para quién adivine con quién se parece.

Después de eso nos dieron quince minutos para dar una vuelta en la que aproveche para conocer la ciudad de forma fugaz, le pregunté a Erika (una chica gomera que iba en el crucero) que donde había un bar de magos auténticos… no sé si ella pensaría en exalumnos de Hogwarts pero yo me refería a machos alfa canarios de esos que ya quedan, seguramente pensaba que le vacilaba (por todo el asunto de los chistes de gomeros) pero no sé a mi me gustan en esos sitios tan como de otra época con sus jarras viejas de Dorada, sus cassettes de Camela y esas cosas de los bares a los que iba cuando era pequeño con mis padres, los bares de antes de toda la vida. Para mi esos sitios son muy inspirativos para escribir y suelen ser baratos para beber.

Estuve en donde me dijeron pero me dio hasta cosa sacarle fotos, por eso necesito un teleobjetivo, pero por suerte en la plaza me encontré con tres señores muy simpáticos que se dejaron retratar.

Gomeros de libro de texto

Hicieron una foto de grupo, que yo las llamo de grupito porque faltan la mitad de gente, que fue la que se repartió el último día y por la que bastante gente habrá llegado a mi flickr.

Foto de grupito

Achos el monitor del crucero que conocía de algo pero no sé de que llevaba consigo una Canon EOS analógica (creo que una 3000) y con un muy útil 90-300 que yo con la poca luz que iba quedando y con lo paquete que soy regulando la cámara no pude hacer la foto que quería pero gracias a Jesús (Cubano) pude sacar la foto.

El hippie

Después de eso se fue haciendo de noche, empezaron a bajar las garimbas y demás líquidos y tuvimos el concierto de una banda que no recuerdo el nombre pero que sonaba bastante bien… lo que no entiendo como no nos pusieron una orquesta… si en La Gomera hay cientos, habría sido realmente curioso que nos hubieran puesto a la GOMERAY o la WAMAMPY habría resaltado nuestra canariedad.

Saxo

Al terminar el concierto volvimos al barco del amor nacionalista pero no sin antes comer una paella a que nos habían convidado no sé muy bien quién… supongo que el ayuntamiento. Tengo una foto de la paella pero no está subida :(; la paella era un tanto rara con marisco y carne todo junto, pero yo como tenía hambre me la reflanflinflaba.

Puerto deportivo

Antes de volver saqué una última foto a la marina del puerto; la verdad que habían unos yates bastante grandes pero lo que a mi me llamaba la atención eran los veleros que estaban allí como última parada de camino al “nuevo mundo” posiblemente a Isla Margarita (Venezuela) aprovechando los alisios… la verdad es que se me ponen los dientes largos sólo en imaginar la historia que hay dentro de cada una de esas embarcaciones y la posibilidad de vivir esa aventura.

Sabor a salitre

Llévame lejos,
pero llévame ya.

Deja que el aire sople y nos lleve a otro lugar.

Quizás no sea más bonito,
posiblemente las cosas serán más difíciles,
pero al menos todo será diferente.

Sé que por huir no voy a cambiar las cosas,
pero yo no quiero huir.

Simplemente quiero darme un paseo,
un paseo con olor a distinto,
para sacarme el hedor a rutina que corre por mis venas.